Datos de acceso   

Acceder

Crear una cuenta * * Campo obligatorio

El nombre que ha introducido no es v谩lido.
Por favor, introduzca un usuario v谩lido. Sin espacios, por lo menos con 2 caracteres y que no contenga los siguientes caracteres: < > \ " ' % ; ( ) &
Contrase帽a inv谩lida.
La contrase帽a que ha introducido no coincide. Por favor, introduzca la contrase帽a que desee en el campo 'Contrase帽a' y conf铆rmela repiti茅ndola en el campo 'Confirmar la contrase帽a'.
La direcci贸n de correo electr贸nico es inv谩lida
La direcci贸n de correo electr贸nico que ha introducido no coincide. Por favor, introduzca la direcci贸n que desee en el campo 'Direcci贸n de correo electr贸nico' y conf铆rmela repiti茅ndola en el campo 'Confirmar la direcci贸n de correo electr贸nico'.


 

 

Martes, 24 Noviembre 2015 19:10

Todos est谩n bien

Escrito por Teresa Fuentes
Valora este art铆culo
(0 votos)

Título de la película del mes: Todos están bien

“Al jubilarse, un padre de familia viudo (De Niro), quiere reunir en torno a la mesa familiar a sus cuatro hijos. Cuando ve que ninguno de ellos se presenta, decide emprender un viaje para visitarlos, pero entonces descubre que la realidad de sus vidas nada tiene que ver con lo que él imaginaba... “

Esta es la sinopsis de la película de este mes de noviembre, dentro del ciclo: La vejez y la juventud, que venimos ofreciendo a todo aquel o aquella que quiera acercarse al Ateneo y disfrutar del buen cine.

Un film, que a pesar de no ser considerado una obra mayor por los críticos, cuenta con un protagonista de lujo: Robert de Niro, que da credibilidad de ese padre solitario que tiene necesidad de recuperar a sus “niños”, como él mismo llama a los no tan niños. Dos chicas y dos chicos, que ya vuelan por sí mismos y se realizan según sus valores y sus posibilidades, dentro de un mundo competitivo como el americano.  

Esta vez hemos contado con un número importante de asistentes a la proyección, unas veinticinco o treinta personas, entre las que hemos descubierto nuevos aficionados. Algunas de ellas no pudieron quedarse al posterior coloquio sobre la película. No obstante, unos quince disfrutamos del placer de la conversación alrededor del impacto, los sentimientos, las críticas y reflexiones que nos había provocado la historia.

A pesar de que la propuesta del coordinador fue la de responder a una cuestión relacionada con la mentira y sus bases neurológicas, puesto que el tema principal del film era el error en el que vivía el padre sobre la vida de sus propios hijos. Lo cierto es que prácticamente a todas las personas que había en la sala, lo que verdaderamente nos había impactado eran las cuestiones emocionales y sentimentales. Y no es raro, porque la mayoría del público asistente éramos madres y padres de mediana edad; algunos incluso con nietos.

El coloquio se desarrolló en torno a la cuestión siguiente: ¿Mentimos a nuestros padres para no hacerles sufrir? ¿Mentimos, o simplemente no les decimos todo lo que nos ocurre? ¿Estamos dispuestos a saber todo lo que hacen y preocupa a nuestros hijos cuando ya son adultos? ¿Preferimos no saber?

Estas preguntas se lanzaban y se respondían, teniendo la experiencia de cada cual como referencia, puesto que todos habíamos sido hijos de una generación en la que no había tanta confianza como la que actualmente existe entre los distintos miembros de la familia. El que más y el que menos había tenido que esconder cosas en la época en que todavía tenía que dar cuentas a los padres de sus “andanzas”.

Otras cuestiones sobre las que conversamos fueron:

  • El rol masculino en las familias tradicionales. Ese padre que se dedica en cuerpo y alma al trabajo y que no tiene tiempo para los hijos, cuando éstos son pequeños.
  • Las expectativas de los padres y los problemas emocionales y psicológicos que viven los hijos cuando sus vidas no están a la altura de lo que se esperaba de ellos.
  • La soledad de un hombre que no tiene vida propia y que al quedarse viudo no encuentra sentido a sus días. Y la soledad de las personas mayores que aparecen en la película.
  • La necesidad de que las personas cultivemos el tiempo libre, las aficiones y las relaciones de amistad, que luego nos van a llenar los años de jubilación.
  • No deberíamos dar por sentado nada. Los pequeños detalles que quedan en la memoria de los hijos, a veces sin que nosotros podamos ni imaginarlos (escena del cuadro del hijo).
  • La capacidad que desarrollamos, a pesar de todo, para aceptar esas pequeñas o no tan pequeñas cosas con las que no estamos de acuerdo (estilos de vida, normas de relación… ese “No tengo tiempo…” o las llamadas de teléfono)

En definitiva, estos fueron los temas que fueron apareciendo en la sala. Sorprendentemente, los participantes se implicaron en la conversación mucho más que en otras ocasiones, y el resultado, desde mi punto de vista, ha sido muy rico, tanto en las propuestas para la reflexión, como en las distintas intervenciones. Una razón más para seguir en la dirección que hemos tomado: el cine no sólo como actividad lúdica, sino como una herramienta para descubrir, reflexionar y compartir.

Teresa Fuentes

    

 

Visto 1074 veces

Forma parte del Ateneo de Jerez

El Ateneo de Jerez es una sociedad privada constituida por los socios, La direcci贸n y administraci贸n del Ateneo de Jerez corresponde a la Junta Directiva, elegida por los socios, con arreglo a las disposiciones del Reglamento y a los acuerdos de las Juntas Generales. Cada a帽o la actividad cultural del Ateneo se organiza a trav茅s de las Secciones, las C谩tedras, las Agrupaciones y las Tertulias, formadas por los socios.La inscripci贸n como socio del Ateneo de Jerez le identifica como persona preocupada por la cultura, por el conocimiento, para si y para los dem谩s, en que la cultura sea un bien din谩mico, que crezca, se desarrolle y llegue a todos los rincones de nuestra bonita ciudad es decir la promoci贸n de la cultura no ha de ser solo la celebraci贸n de un acto aislado, sino formar parte de un proceso en constante desarrollo, que sirva para apoyar en que seamos una sociedad mas culta.

驴Y quien no quiere que se logre esto?

Ser socio del Ateneo de Jerez, significa participar en ese proceso del cual se beneficiara todos los ciudadanos, nuestros hijos, amigos, y participar es tener el derecho de opinar, de sugerir, de proponer, de elegir y de ser elegido, es decir es formar parte total y completa o bien si las circunstancias le limitan, podr谩 apoyar econ贸mica, social y solidariamente a que el proyecto del Ateneo de Jerez pueda seguir adelante, con independencia de criterios, sujetos solo a los socios, aquellos que pueden implicarse mas y los que no pueden implicarse, pero con su cuota, su apoyo su solidaridad hacen posible que el Ateneo de Jerez contin煤e y valga la pena SER SOCIO DE ESTE PROYECTO "ATENEO DE JEREZ".

驴Por que ser socio?

Ser socio del Ateneo de Jerez, significa ser protagonista y responsable que en Jerez, exista una instituci贸n que colabora en la promoci贸n de la cultura de la ciudad, es ser Jerezano en pro de la cultura, es colaborar en crear un Jerez culto, para nuestros hijos y para el futuro.


HAZTE SOCIO 隆YA!

 

漏Ateneo de Jerez. Aviso legal. Todos los derechos reservados.